Los colores de Londres

La primera vez que fui a Londres era primavera y descubrí una ciudad con muchas zonas verdes, muchos jardines perfectamente cuidados, flores de colores por todas partes. Tuve la suerte que hizo un tiempo estupendo, brillaba el sol y todo se veía claro.

La segunda vez decidí ir en Navidad, me apetecía mucho ver los adornos y las luces navideñas. El tiempo era distinto, además de un frio que helaba, el cielo siempre gris, había muy pocas horas de luz solar, a las tres de la tarde ya era de noche. La ciudad en general era mucho más sombría, el agua del río tenía un tono marrón opaco y los edificios parecían más oscuros, y algunos días la niebla cubría las calles de la ciudad. Definitivamente Londres es gris, pero  paseando por las calles descubrí que hay pinceladas de colores por todas partes.

City de Londres

Los mercados le dan un ambiente muy especial a las ciudades, olores a comidas especiadas de cualquier país del mundo, zumos de frutas recién exprimidos, obras de arte. Hay muchísimos Mercados en Londres, de muchas cosas, de ropa, de comida, frutas de muchos colores, flores por todas partes. Los mercados están llenos de color.

Borough Market

En una ciudad gris, donde la niebla es tan frecuente, destaca el toque del color rojo intenso de las típicas cabinas de teléfonos inglesas, están por todas partes, y curiosamente siguen funcionando a pesar de los móviles. Al parecer las quieren retirar poco a poco porque son costosas de mantener, pero se han convertido en un icono del país.

Cabina de teléfono roja en Londres

Los autobuses de dos plantas también son de un rojo intenso, y son geniales para hacer visitas panorámicas de la ciudad, sobre todo cuando llueve.

Autobuses rojos sobre el puente de Westmister en Londres

Hay otras cabinas que no son las típicas rojas, esta tiene la pared exterior cubierta por vegetación.

También hay fachadas de edificios cubiertas de vegetación verde intenso entre edificios y asfalto.

Están los típicos pub ingleses con las fachadas de colores muy vivos.

Y están bares tan pintorescos como este, en el barrio de Brick Lane, en un patio abierto repleto de murales y grafitis muy coloridos.

En cualquier muro de la ciudad encontré murales tan coloridos como este, hay zonas de Londres repletas de murales y grafitis muy interesantes, como Brick lane, Shoredich, Camden o el túnel de Banksy, todo esto lo cuento en Arte Urbano en Londres

Mural en Shoredich

El famoso Tower Bridge con sus cables azules, contrasta con el resto de los puentes en el Támesis

Tower Bridge

Y este pequeño puente azul en un canal en Little Venice, que es un lugar encantador para pasear, lejos del ruido y el tráfico del centro.

Puente en Little Venice

Las calles de Camdem, están llenas de color con las fachadas de las tiendas más pintorescas.

Camden

Las casas de colores de Notting Hill, este barrio está lleno de colores y de encanto, sobre todo los sábados con el popular mercado de Portobello Road.

Notting Hill

En Londres hay enormes parques donde se puede pasear, descansar, tomar el sol cuando sale, hacer picnic. A diferencia de los parques en otras ciudades, aquí la gente se puede tumbar en el césped cuando sale el sol, son un lugar agradable de relax y de reunión. Los parques siempre están verdes, y muy bien cuidados

St. James Park

Hay rincones tan bonitos como esta terracita, este lugar se llama Neal Yard y es un pequeño patio cerca de Covent Garden, donde hay bares y tiendas de comida orgánica.

Neal Yard

A pesar de las pocas horas de luz del sol y del cielo gris, tras ponerse el sol se encendían los enormes adornos luminosos de Oxford Street, el árbol de navidad de Trafalgar square o el de Covent Garden, la noche llegaba pronto pero llena de luces y colores.

Londres en invierno huele a almendras garrapiñadas, por cualquier sitio había algún kiosquito con alguien haciéndolas, comenzaba a olerlas al salir del metro, sentía el frío intenso en la cara al salir al exterior, pero en ese aire frio flotaba el olor a dulce. Al cruzar un puente, te llegaba el olor desde un extremo a otro.

Londres en Navidad me pareció lleno de colores, de olores dulzones y con una banda sonora en cada esquina, porque a pesar del frío, de la niebla, o de la lluvia había músicos en las calles, artistas estupendos, y los pasillos interminables del metro se hacían más amenos con la música. En Let The Music Transport You tengo una muestra de la música que me gustó

En la noche de fin de año, pudimos ver un espectáculo de fuegos artificiales increíble, el cielo oscuro de Londres se llenó de color.

2 pensamientos sobre “Los colores de Londres

Deja un comentario