Todo está bien indicado en Londres

La primera vez que fui a Londres, fue un viaje relámpago de pocos días y vi todo lo que había que ver de la capital británica, el Tower bridge, el Big Ben, Parlamento, Támesis pero claro, rápidamente, y Londres ofrece mucho más. Es una ciudad enorme y pretender verlo todo en tan poco tiempo es agotador, pero me encantó y tenía muchas ganas de volver, para disfrutarla con más calma, disfrutando de todas las cosas que tiene una ciudad tan grande e interesante.

La impresión general de Londres, es que es una ciudad muy ordenada, todo está perfectamente indicado, y todo muy organizado, sobre todo el transporte público, ya sea el metro, tren o el bus

A mí me pareció todo un modelo de organización, si cruzas la calle, veras en el suelo pintado en el asfalto look left o look right, como indicación de donde vienen los coches, eso sí, ellos conducen en el sentido opuesto al resto del mundo, pero son tan educados que te lo indican para evitarte el susto que te atropellen.

Al iniciar la ruta cada mañana, entraba a la estación de metro de Russell Square que tenía frente al hotel, y si estaba confusa sobre la línea que debía seguir, y consultaba el plano, siempre aparecía algún operario de información del metro que se acercaba amablemente a informarme.

En los andenes del metro hay letreros luminosos que avisan de cuando pasa el siguiente metro, normalmente llegan puntual, también en el interior de los vagones avisan de cuál será la siguiente parada, pasa igual con los autobuses. Es difícil perderse en Londres, pero debes entender el inglés, no esperes encontrar indicaciones en otro idioma.

Al bajar a los andenes del metro entraba en el ascensor, y también tenía un orden, tienen dos puertas, una para entrar y otra para salir, entraba por una puerta y los pasajeros que dejaban el metro, salían por la puerta contraria, de esta forma nadie chocaba con nadie, ni se formaban aglomeraciones, esto me encantó, no soporto los choques y empujones. En las escaleras y en los pasillos, observaba que en todo el trayecto había carteles indicando “keep right”, de esta forma se da espacio a las personas que van más rápido para que adelanten y no tropiezas con los que vienen en sentido contrario. Todo el mundo lo cumplía educadamente.

Esto es bastante contradictorio con la forma de conducir, los coches circulan por la izquierda, los conductores van sentados en la zona derecha de los coches, pero en todos los pasillos y escaleras indican que caminen por la derecha, para no invadir la zona de los que vienen en sentido contrario. Es como si al conducir fueran zurdos y al caminar fueran diestros.

Los pasillos de algunas líneas de metro son tan largos que a veces se hacían interminables, en algunas sonaba música a lo lejos, y a medida que caminaba el sonido se acercaba más, esto hacía más ameno las largas travesías subterráneas, cuando llegaba al punto exacto donde se encontraba el músico estaba justo en el sitio indicado, los músicos no están allí al azar, están en el sitio correcto, y así lo indica un letrero en el suelo que pone“ LET THE MUSIC TRANSPORT YOU”, esta frase me pareció muy acertada, así que la he tomado prestada. Hay músicos fantásticos en el metro, y en cualquier lugar de la ciudad, me pareció un lujo disfrutar tantos artistas por cualquier sitio, pero eso lo cuento en  LET THE MUSIC TRANSPORT YOU

Let the Music Transport You

En cualquier esquina de la ciudad, en cualquier tramo de la calle, encontraba paneles con el mapa de la ciudad indicando “you are here”, están por todas partes y resultaba de gran ayuda para orientarme, es difícil perderse en Londres, a pesar de ser una ciudad tan grande y con tantos distritos.

A mí me encantan los mapas, lo primero que hago al llegar a un lugar es hacerme con un mapa, me gusta saber en cada momento donde me encuentro y por donde quiero continuar. A pesar de las aplicaciones de los móviles que indican los recorridos, los paneles tan exactos  que había por la ciudad, a pesar de los trabajadores tan amables que había en cada estación de metro, a mí me gusta llevar mis mapas de papel.

Londres es una ciudad para perderse y también para encontrarse, para ver lo conocido y para descubrir todos los Londres diferentes que hay dentro de una misma ciudad. Diferentes personas, diferentes idiomas, diferentes culturas.

Todo está en su lugar, y todo tiene su tiempo en Londres.

Veleta en el Observatorio de Greenwich

Deja un comentario