El Puente más viejo

El Ponte Vechio, es junto con el Duomo un símbolo de Florencia. Se construyó en 1345 sobre otro antiguo puente de madera. Está  en el centro de la ciudad, sobre el río Arno, lleno de pequeñas tiendas de joyerías, que en la antigüedad ocupaban carniceros y curtidores, pero que los gobernantes mandaron cerrar por el mal olor que provocaban, a pesar de, que estos señores tenían su propio camino privado para no mezclarse entre la muchedumbre, ellos no caminaban a pie de calle sino que lo hacían por un pasillo en el lado superior del muro que atraviesa el puente, el corredor de Vasari de esta forma estaban a salvo del fuerte hedor de los comercios y del ir y venir del pueblo llano. En la segunda guerra mundial, fue el único puente que no destruyeron los alemanes.

Es un puente de piedra de lo más pintoresco, cuando te adentras en él, no tienes la sensación de estar sobre el río, porque a ambos lados se pueden ver las pequeñas tiendas, es hasta llegar a la parte central cuando se tiene vista a ambos lados del río.

Hay un  constante bullicio de gente, artistas callejeros, pintores, músicos, y multitud de turistas a cualquier hora. Un paseo agradable, pero el mejor momento para disfrutar del paseo es quizá, cuando amanece, que aún no lo han abarrotado la multitud, escuchar el silencio, y ver salir el sol.

 

Deja un comentario