Volar a Nueva York

Volar a Nueva York era uno de mis objetivos de viaje desde hace tiempo. Por fin lo conseguí, Aquí comienzo mi andadura por una de las ciudades más fascinantes, Nueva York, desde que llegué me sorprendió positivamente. Nada de lo que me habían contado fue suficiente, es una ciudad que hay que vivirla, el sonido de las calles, caminar entre el bullicio de la gente, visitar los museos más importantes del mundo, elevar la vista para admirar los rascacielos. Antes de ir pensaba que sería agobiante el estar rodeada de tanto edificio, pero no tuve esa sensación al estar allí, al contrario, fue muy interesante descubrir de cerca, edificios de diseño, edificios históricos, todos impresionantes, y todo es tan grande!.Visitar los barrios más populares dentro y fuera de Manhattan: Harlem, Midtown, Brooklyn, Coney Island, Chelsea, Meatpacking, Chinatown, Little Italy, Financial Distric. Cruzar el famoso puente de Brooklyn, Ver la famosa estatua de la Libertad. Ha sido una experiencia que volvería a repetir.

He repartido los temas que me han parecido más interesantes en varios post, que os invito a visitar: Recorrido por los edificios más emblemáticos de Nueva York, Street Art, disfrutando del arte callejero en Nueva YorkConocer los distritos de Nueva YorkHotel en Manhattan.

Viajamos Málaga-Madrid-Nueva York, en el aeropuerto antes de salir,  hacen muchas preguntas, sobre el motivo del viaje, donde nos alojaremos, hay que mostrar el ESTA, y en el avión, durante el vuelo, el personal de cabina nos entrega el documento de declaración de aduanas CBP-Form-6059B (U.S. Custom and Border Protection) que recomiendo rellenar antes de tomar tierra, ya que después hay que pasar por colas, esperas y mejor llevar la documentación preparada en todo momento.

Por fin vamos acercándonos a tierra, se ve mucha nieve aún, una semana antes pasaba la tormenta Jonas y dejaba la ciudad bloqueada por la nieve, sigue quedando nieve, pero el cielo está soleado y todo se ve bonito, aterrizamos a las 13:30 hora local, aún queda todo el día por delante para disfrutar de la ciudad.

Aterrizamos en Nueva York en el aeropuerto JFK, terminal 8, pasamos al mostrador de aduana, mostramos pasaporte, el ESTA y el impreso de aduanas que hemos rellenado en el avión. Aunque parece que todo está correcto, la funcionaria me pide que la acompañe a otra sala, mientras el resto de pasajeros pasa a la zona de recogida de equipaje.  Mientras vamos caminando me comenta que deben comprobar la veracidad de mi nombre y mi pasaporte, y deben asegurarse que no soy una persona que estén buscando. No esperaba que esto me ocurriera a mí, pero ya me habían contado que cosas así pueden pasar, y es algo rutinario. Me llevan a otra sala donde hay otras personas esperando, y varios oficiales de uniforme comprueban los datos en ordenadores, me resulta un poco inquietante la espera, aunque no tardan demasiado en darme mi documentación y decirme OK.

Por fin salimos fuera, el aeropuerto está en el sur de Queens, a unos 25 km. aprox. del centro de Manhattan. Reservé el traslado con la compañía de transfer GoAirlink, para la primera vez es mas cómodo que el metro.

En el camino veo barrios alejados del centro con casas unifamiliares de madera, grandes extensiones de cementerios, muy grandes, nieve a los lados de la carretera. Por fin se ve en el horizonte los rascacielos de Manhattan, es muy emocionante adentrarnos en el centro de la ciudad, empezar a ver el movimiento de gente, calles llenas de taxis amarillos, miro por la ventanilla y casi no puedo ver el final de los rascacielos. Llegando al hotel puedo comprobar como asoma el Empire State entre las calles, imagen que veré cada día al salir del hotel. Estoy deseando bajar y caminar por las calles y descubrir todos los lugares que he visto tantas veces en las películas, pero eso lo contaré en el siguiente post, no te lo pierdas.

P1020981

Sin-título-1

P1020711

 

P1020712

P1020707---copia P1030279

Deja un comentario